Pharo es un lenguaje orientado a objetos y de hecho, todo lo que se hace en este lenguaje se hace a partir de un objeto. El lenguaje usa tipos dinámicos, herencia sencilla, en donde el manejo de memoria es automático a través del recolector de basura, además de que su sintaxis es muy simple y pequeña.

CNN te reta a diferenciar un video real de un deepfake con su test

Hay una comunidad de entusiastas programadores en Pharo, y entre los desarrolladores se ayudan para corregir los errores que aparecen en el lenguaje. El lenguaje tiene un número de maneras de hacer interfaces en C y además hay bibliotecas para Java y Javascript.

Ahora Pharo tiene soporte para los proyectos de IoT y se incluyen herramientas de desarrollo para programar, explorar y depurar tarjetas remotas. Esta característica está basada en TelePharo, un conjunto de herramientas para el desarrollo remoto de imágenes de esta compañía que incluyen las versiones remotas del depurador, del navegador y del navegador de procesos.

Las herramientas de IoT también incluyen una biblioteca para modelar tarjetas, lo que permite simplificar la configuración de las mismas. También soporta la Raspberry Pi basándose en la biblioteca WiringPi. Por si todo esto fuera poco, han prometido soporte para Arduino y BeagleBone.

Los desarrolladores indicant que esta nueva versión tiene mejor desempeño y estabilidad en su versión de 64 bits en Linux y OSX, por lo que recomiendan su uso. También se tiene un preview para la versión de Windows en 64 bits. Los desarrolladores de Pharo han movido Pharo a GitHub para quien le interese el código fuente.

Iceberg, por otra parte, es el cliente de Pharo, que ha sido mejorado significativamente. Se trata de una serie de herramientas para manipular las bibliotecas en Git directamente desde una imagen de Pharo. Y aunque la versión actual soporta Git, Iceberg está diseñado para permitir cualquier otro sistema tipo sistema GitHub en el futuro.

Así pues, tal vez valga la pena meterse a Pharo si el lector se dedica a trabajar con el Internet de las Cosas. Habiendo tantos lenguajes, quizás no es mala idea orientar los esfuerzos a plataformas específicas.