jueves , 22 octubre 2020
Inicio / Destacados / Lo que necesitas saber sobre los SSD
ssd

Lo que necesitas saber sobre los SSD

¿Qué es un SSD?

Un SSD (Solid State Drive) es una unidad de almacenamiento que se basa en la utilización de memoria no volátil. Este tipo de unidades almacena los archivos en microchips con memorias flash interconectadas entre sí, por lo que no contiene platos o discos magnéticos como los discos duros tradicionales o HDD (Hard Disk Drive).

¿Cómo funciona un SSD?

Los SSD funcionan de manera completamente distinta a los discos duros tradicionales, estos utilizan un chip de memoria simple llamado memoria flash NAND que no contiene partes móviles y los tiempos de acceso son casi instantáneos.

Los chips de memoria en un SSD son comparables a una memoria de acceso aleatorio (RAM). Los archivos se almacenan en una cuadricula de celdas flash NAND en lugar de un disco magnético. Cada cuadricula también llamada bloques puede guardar entre 256 KB y 4 MB. El controlador de un SSD tiene la dirección exacta de los bloques, de esta manera cuando el ordenador solicita un archivo este está disponible casi al instante por lo que no hay que esperar que un cabezal de lectura/escritura encuentre la información que necesita.

Tecnologías para almacenar la información

Dependiendo de la cantidad de información que es capaz de almacenar en una sola celda podemos clasificar a los SSD en tres tipos principales que vienen dados por el número de bits almacenados en cada celda.

Celda de nivel individual (SLC)

Son la tecnología más antigua y permite almacenar un bit de información en cada celda de memoria. Estos chips tienen como ventaja una mayor velocidad de acceso a los datos, mayor vida útil y menor consumo de energía. Sin embargo su costo de fabricación es mucho más alto y la capacidad de almacenamiento es menor.

Celda de nivel múltiple (MLC)

Tiene la capacidad de almacenar dos bits de información por cada celda. Dentro de sus ventajas está la de mayor capacidad de almacenamiento por chip y un costo de fabricación más barato respecto a la SLC. Dentro de las desventajas podemos mencionar un acceso más lento a los datos y chips de menor durabilidad.

Celda de nivel triple (TLC)

Permite almacenar hasta tres bits de información en cada celda de memoria. Su precio de fabricación es bajo por lo que son los más utilizados a nivel comercial en la actualidad. Aunque son unidades más baratas de adquirir el acceso al contenido es menos eficiente y tiene una vida útil de unas 1000 escrituras.

Tecnología TRIM

TRIM permite establecer la comunicación entre el sistema operativo y el SSD. En este tipo de unidades de almacenamiento el proceso de borrado de archivos es complejo debido a que solo es posible guardar información a nivel de filas y borrar solo a nivel de bloques. Esto que implica que, si en un bloque hay archivos útiles aparte de los que serán borrados estos deben ser reubicados antes de borrar el bloque y liberar el espacio ocupado. TRIM reduce el número de operaciones de este tipo y de esta forma aumenta la vida útil del SSD.

Con la tecnología TRIM los datos son marcados como no usados por el sistema operativo y no son eliminados físicamente, de esta manera se reduce el número de operaciones de escritura y borrado físico de las celdas de memoria que debe realizar un SSD.

Interfaz de transferencia de datos

SATA (Serial Advanced Technology Attachment)

Comúnmente las unidades SSD cuentan con la misma tecnología de conexión que los discos duros tradicionales, utilizan un puerto SATA para ser conectados a la placa base. Con este tipo de conexión se pueden alcanzar velocidades de hasta 600MB/s.

NVMe (Non-Volative Memory Express)

Este tipo de unidades SSD son conectadas directamente a las ranuras de expansión PCI-Express de la placa base del ordenador. Permite alcanzar tasas de transferencia de hasta 2GB/s en lectura y 1,5GB/s en escritura. Tienen un mejor rendimiento con respecto a las de unidades SATA.

 

M.2

Este tipo de conector lo podemos encontrar tanto en unidades SSD SATA como en NVMe. Estas unidades tienen el diseño más pequeño de las SSD y van conectadas a un puerto específico de la placa base.

Ventajas

Rapidez. El proceso de lectura y escritura es más rápido lo que mejora considerablemente el rendimiento de los ordenadores donde antes había un HDD.

Energía. Su consumo de energía es menor debido a que no poseen partes móviles pequeñas para funcionar.

Enfriamiento. Las unidades SSD pueden ayudar a mantener temperaturas bajas en todo el ordenador debido a que este tipo de unidades acceden a la información mediante una memoria flash en lugar de buscarlos en una bandeja giratoria como en los discos duros tradicionales.

Ruido. Al no contener parte mecánicas este tipo de unidades no genera ruidos durante su funcionamiento.

Peso y resistencia. Como en este tipo de unidades se redujo el tamaño y ya no contienen partes mecánicas su peso es menor y son más resistentes a los golpes.

Desventajas

Precio. El costo de las unidades SSD es mayor que el de los HDD por lo que podríamos conseguir un disco duro tradicional con mayor capacidad de almacenamiento a un menor precio.

Vida útil. Generalmente estas unidades presentan una vida útil menor respecto a los discos duros tradicionales, esto va a depender del uso que se les dé y la tecnología con la que almacenan la información.

Recuperación de datos. Mientras que los discos duros tradicionales se van deteriorando poco a poco y lo podemos notar, los SSD fallan sin avisar, por lo que perderemos definitivamente todos nuestros archivos sin ninguna posibilidad de recuperarlos.

Vida útil de un SSD

Si deseas comprar una unidad SSD puedes conocer aproximadamente cuál es su vida útil, esta información es proporcionada por el fabricante. Normalmente puedes ver este dato en la caja del SSD, pero si la unidad viene integrada a tu computador puedes buscar el modelo exacto y consultarlo en el sitio web del fabricante.

Los fabricantes utilizan principalmente tres maneras distintas de expresar la vida útil de un SSD.

TBW (Terabytes Written): Indica la cantidad de Terabytes de escritura que se pueden escribir en el SSD antes de que ocurra un posible fallo. Actualmente esta cifra puede variar entre los 100TBW en algunas unidades de 250GB y 2400TBW en las unidades de 2TB.

MTBF (Mean Time Between Failures): Esta medida indica el número de horas que puede funcionar un SSD antes de que termine su vida útil y sea necesario sustituirlo por otro. El número de horas va a depender del tipo de tecnología de almacenamiento y la capacidad de la unidad, generalmente va desde 300.000 horas de uso hasta 2 millones de horas.

P/E Cycles (Program-Erase Cycle): Indica la cantidad de ciclos de escritura y borrado que puede soportar la unidad. Dependiendo del tipo de unidad este valor oscila entre los 10.000 y 100.000 ciclos.

Se puede decir que este tipo de discos son fantásticos si lo que quieres es un computador más rápido también si trabajas con contenidos multimedia o si eres amante de los videojuegos, pero si lo que necesitas es bastante espacio de almacenamiento o tu presupuesto es bajo lo mejor es que continúes con los discos duros tradicionales. Mi recomendación seria que tengas los dos tipos de discos, uno lo utilizas para instalar el sistema operativo con los programas que más utilizas y el otro para almacenar toda tu información.

Acerca de VictorD3D

Soy un apasionado de la tecnología y el desarrollo de software. Me gusta aprender y compartir conocimientos de software libre, modelado 3d y diseño de videojuegos.

Compruebe también

ps5

Todo sobre el PS5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *